DEFINICIÓN Y CARACTERISTICAS GENERALES DEL BARROCO
Algunas obras

Se denomina barroco al arte surgido en Italia a finales del siglo XVI y que se extiende por Europa y América Latina a lo largo del siglo XVII y de las primeras décadas del siglo XVIII.Este estilo es posterior al Renacimiento e inmediatamente anterior al Rococó y al Neoclasicismo. Se trata de un arte con recursos estéticos y formales propios y, aunque utiliza numerosos elementos pertenecientes al mundo clásico, se aleja del clasicismo en tanto que el uso se hace en base a una sintaxis muy distinta. El arte barroco es un estilo al servicio de los poderes civil y religioso, es decir, de la Iglesia y de las monarquías absolutas, y que tiene como objetivo hacer ostentación de su grandeza.

Al igual que ocurre con todos los estilos artísticos, resulta imposible la comprensión del barroco si se prescinde del contexto histórico en el cual se desarrolla. En este sentido resulta imprescindible hablar de la Contrarreforma Católica, del absolutismo monárquico imperante en Europa, de las guerras de religión, de las luchas por conseguir la hegemonía y de los cambios radicales que se están fraguando en este momento en los ámbitos político, económico, social e ideológico. Este com plejo entramado de realidades, dará lugar a un arte que refleja las contrariedades del momento: naturalismo frente a realismo, barroco católico frente a barroco protestante, arte cortesano y eclesiástico frente a arte familiar e íntimo, temática religiosa frente a temática profana y mitológica.

El barroco se extiende con rapidez por España, Portugal y Francia, países católicos y absolutistas, y éstos transmitirán el léxico barroco a sus colonias americanas. No obstante, las manifestaciones artísticas, aun perteneciendo a un mismo estilo, diferirán entre sí según el ámbito geográfico al que pertenezcan. Así pues, por ejemplo, en Inglaterra el barroco aparecerá mucho más cuajado de elementos clásicos que en España.

En cuanto a los países protestantes, el arte barroco escasea en sus manifestaciones arquitectónicas y escultóricas, al mismo tiempo que en la pintura, la temática tratada es muy distinta a la que se advierte en los países católicos.
Entre las características propias del barroco que pueden ser aplicadas a cualquiera de los vehículos artísticos, destacan las siguientes: búsqueda constante de movimiento, tanto si se trata de movimiento real como de movimiento imaginario; importancia vital de la luz y de todos los efectos que ésta puede causar, la idea de un arte sintético que con juga a la vez distintas disciplinas artísticas en una misma obra, la voluntad de teatralidad y la búsqueda incesante de la emoción, fruto del predominio de la pasión sobre la razón.